¿Qué comen las hienas?

Las hienas pertenecen al suborden de los Feliformia, siendo animales carnívoros que se dividen en cuatro especies distintas (parda, hiena rayada, hiena manchada y lobo de tierra) y con características físicas muy peculiares. A continuación, conoceremos con más detalles las características y comportamientos de este interesante animal.

Alimentación de las hienas

En realidad, las hienas son animales oportunistas, es decir, se alimentan de la carroña y restos que dejan otros grandes depredadores al alimentarse. Gracias a su perfecto sentido del olfato son capaces de detectar carroña a largas distancia.

Aun así, no hay que subestimar la capacidad y la destreza que tienen  para cazar, ya que resultan muy hábiles a la hora de obtener presas sin importar su tamaño. Generalmente cazan en manadas para así alejar a otros predadores, como los leopardos.

Algunas de las presas más habituales son; ovejas, comadrejas, lagartos, antílopes, ñus e incluso pueden complementar su dieta con insectos y huevos.

Características

El tamaño de las hienas es de aproximadamente 1 metro de largo, con una cola de alrededor de 30 cm, donde las hembras tienen un mayor tamaño.

Se sabe que tienen una esperanza de vida aproximada de 12 años, habiendo casos registrados de hasta 25 años. Entre sus rasgos más característicos, destacan las orejas largas y puntiagudas, una fuerte dentadura y unas garras cortas no retráctiles, especializadas para correr y cavar.

Comportamiento

Los hiénidos son animales nocturnos, que guardan relación con los felinos y los caninos. Se comunican mediante un peculiar chillido, que se asemeja a una risa macabra, no solo usan este sonido para reunir a la manada, sino también para ahuyentar a la competencia.

Según el tipo, pueden tener comportamientos distintos, por ejemplo; la hiena manchada es más vocalizadora, con un repertorio de sonidos más grande como alaridos, rugidos, gritos, gruñidos, etc. Por otra parte, la hiena rayada es mucho más silenciosa.

Reproducción

El apareamiento consiste en una serie de cortos intervalos, a diferencia de otros cánidos. Al nacer cuentan con un desarrollo casi completo, a excepción a las manchas que caracterizan a los adultos.

Te puede interesar...

Publicar comentario