¿Qué comen las perdices?

Perdiz es el nombre con el que se conoce a un grupo de aves perteneciente a la familia del faisán, grupo al que se ha identificado como no migratorio y omnívoro.

Las perdices se alimentan de toda clase de semillas, hojas, insectos, frutos e invertebrados, de acuerdo a las condiciones y clima donde habitan.

La  más conocida es la perdiz roja, muy solicitada y cazada para el consumo humano, dado que su carne y huevos son utilizados en la preparación de platos exquisitos.

Alimentación

La perdiz, durante sus primeros días de vida, se alimenta de invertebrados, semillas y flores. Al igual que los pollitos de gallina o los patitos, las pequeñas perdices se valen bastante por si mismas.

Cuando son adultas (aproximadamente a las tres semanas) el 90% de su dieta se basa en vegetales. El resto lo aportan insectos e invertebrados.

Lo habitual es que una perdiz vigile el entorno mientras las demás se alimentan. Cuando la vigía huye, todo el grupo sale detrás de ella.

En cautiverio las perdices mantienen los mismos hábitos que en estado salvaje.

Características

Las aves pertenecientes a la familia del faisán (perdiz, pavo, codorniz, etcétera) son de tamaño mediano.

La perdiz roja puede llegar a medir entre 35 y 40 cm de longitud, tiene las alas cortas y su plumaje suele ser de color rojo, pardo u ocre, de acuerdo a la familia a la que pertenezca.

Su aspecto es regordete y tiene un pico corto, rojizo y curvado.

Comportamiento

Son aves sedentarias que se unen en grupos de 15 a 20 miembros para marcar su territorio. Eligen espacios cortos y abiertos para no tener que desplazarse largas distancias en busca de alimento y poder comer, dormir o escapar en caso de alguna amenaza.

Hábitat

Se encuentran en Europa, Asia, África, en el Medio Oriente y ha sido introducida en varios países de Sudamérica para su reproducción en cautiverio y para la caza deportiva.

Reproducción

Su reproducción es ovípara. El macho suele construir varios nidos para que la hembra escoja uno.

La hembra pone de  9 a 18 huevos en varios nidos y el macho ayuda en la tarea de incubarlos.

En la cría en cautiverio, la hembra raramente incuba los huevos, por lo que el reproductor debe utilizar las llamadas gallinas enanas.

El tiempo de vida de estas aves oscila entre 6 y 10 años en cautiverio.

Te puede interesar...

Publicar comentario