¿Qué comen las tortugas galápagos?

Con el nombre de galápagos se conoce a dos grupos tortugas:

  • Por un lado están las siete especies de tortugas gigantes que habitan en las islas ecuatorianas del mismo nombre. Han evolucionado de manera independiente en cada isla de acuerdo a la vegetación disponible para su alimentación.
  • Por el otro lado, existe una especie mucho menor, omnívora y de hábitos acuáticos. Son las más conocidas por el ser humano ya que muchas familias las tienen como mascota.

Alimentación

Casi todas las tortugas son animales omnívoros, pero las galápagos son acuáticas, por lo que, en estado salvaje, consumen sobre todo larvas, crustáceos, peces y algas. Aunque su parsimonia y tranquilidad den una imagen amable de ellas, son unas estupendas cazadoras.

En cautiverio se les debe administrar la comida especial para tortugas acuáticas disponible en las tiendas especializadas. Hay que tener especial cuidado de no excederse echándoles comida para evitar contaminar el agua.

La alimentación debe alternarse con comida fresca de acuerdo a su tamaño: aceptan peces, pollo e hígado, según su edad.

Características

Tienen doble sistema respiratorio, un sistema pulmonar y otro similar a las branquias.

La boca es un pico afilado que sirve para cortar las presas antes de engullirlas. Conocer esto y ponerlo en conocimiento de los niños evita muchos accidentes inesperados.

Las tortugas galápagos pueden vivir 30 años y alcanzar un tamaño de hasta 30 centímetros. Este dato también es importante tenerlo en cuenta antes de adoptar una.

Comportamiento

Por ser animales de sangre fría, pueden pasar largo tiempo inmóviles o aletargadas y tener luego explosiones de actividad, tanto en el agua como en tierra.

No buscan el contacto humano ni necesitan de una atención especial más allá de la limpieza de su entorno.

Hábitat

Originarias de Norteamérica, habitan en ríos y lagos haciendo repetidas salidas a tierra firme para tomar el sol. Ésta es su manera de captar la energía necesaria para subsistir.

Reproducción

Al ser ovíparas es complicada su reproducción en cautiverio: hay que adaptar espacios de tierra donde puedan abrir hoyos para colocar su desove y mantener los niveles de temperatura regulados artificialmente.

Es un trabajo complicado realizado generalmente por expertos. Si hay éxito, nacerán minúsculas tortuguillas de apenas 1 centímetro de largo.

Te puede interesar...

Publicar comentario