¿Qué comen los avestruces?

Los avestruces forman parte de las especies de aves no voladoras, conocidas como struthioniformes.

Viven en manadas de 5 a 50 individuos y se han adaptado a una vida terrestre, por lo que sus patas están bien desarrolladas y fuertes.

Sus huevos son los más grandes de todas las aves, miden unos 20 cm y pueden llegar a pesar entre 1 y 2 kilos.

Alimentación

Son animales muy exquisitos con sus alimentos, dedicando mucho tiempo a elegir lo que más les conviene.

Se alimentan de semillas, frutos, gramíneas, flores y fibra, lo que les convierte mayormente en herbívoros. También comen insectos, arañas, pequeños reptiles y otros vertebrados menores. Pueden sobrevivir varios días sin agua.

El avestruz ingiere sus alimentos en vez de masticarlos. Los recoge con su pico para empujarlos hacia el esófago. A diferencia de otras aves, no disponen de buche para almacenar el alimento.

Características

Son las aves más grandes y pesadas del mundo, pueden medir desde 1,7 hasta más de 3 metros de altura y llegan a pesar entre 150 y 180 kilos.

Los avestruces disponen de un par de patas muy fuertes y alargadas que les permiten correr mucho y muy rápido, pudiendo alcanzar velocidades de hasta 20 metros por segundo.

Otra des las características que llama la atención de estos animales es su largo cuello, que mide aproximadamente 1 metro en los avestruces adultos. La razón de disponer de un cuello tan largo y flexible tiene que ver con la obtención de alimentos, que recoge tanto del suelo, como de los árboles.

Tienen las plumas del cuerpo negras, mientras que las del borde de las alas y la cola son de color blanco. El plumaje de las hembras es color gris opaco y tienen menos plumas blancas en las alas.

Hábitat

Los avestruces tienen su hábitat natural en desiertos y sabanas de África, sobre todo en las zonas áridas y semiáridas de Arabia Saudita.

Reproducción

Tanto las características del lugar en el que habitan, como la densidad de población que los rodea y hasta el clima son factores que afectan al comportamiento reproductivo de los avestruces.

Se considera que un avestruz ha alcanzado su madurez sexual cuando cumple los tres años de edad.

Cuando llega la época de celo, la testosterona modifica el color del pico y el cuello de los machos, volviéndolo más rojizo.

Los machos realizan silbidos y otros ruidos para intimidar y alejar a otros machos que estén presentes. También hacen movimientos con su cabeza, cuello y cola, con la intención de llamar la atención y atraer a las hembras.

Aquella hembra que acepte el apareamiento responderá a los movimientos del macho agachando la cabeza y agitando las alas.

El macho es el que se encarga de cavar los nidos en la tierra. La hembra deberá colocar sus huevos en el nido antes que las otras interesadas.

El macho repetirá el proceso varias veces con otras hembras, cada una de las cuales depositará hasta 15 huevos.

Te puede interesar...

Publicar comentario