¿Qué comen los corales?

Mucha gente cree que los corales son formaciones rocosas dentro del mar, pero en realidad son colonias de pequeños animales que deben su nombre a su forma calcárea, compuesta por miles de millones de individuos que pueden alcanzar enormes dimensiones. Los individuos, llamados también pólipos, son una especie de saco cilíndrico que en un extremo tienen tentáculos retráctiles y una boca. La especie está emparentada con las medusas y las anémonas.

Alimentación

La gran mayoría es carnívora: consumen pequeños peces o zooplancton, que son capturados por los tentáculos, con los que inmovilizan y matan a la presa liberando veneno para luego introducirlos en su boca. El resto se alimenta capturando pequeñas partículas orgánicas disueltas en el agua y nutriéndose de ellas.

Los corales viven permanentemente acompañados de zooxantelas, que son pequeños dinoflagelados que habitan bajo los tejidos del coral que liberan azúcares productos de la fotosíntesis alimentando a su huésped en gran medida. Esto hace que, en muchos casos, baste con asegurar la llegada de los rayos solares al espacio que ocupa la formación coralina para que esta reciba los nutrientes necesarios para su supervivencia. Los citados peces pequeños y zooplancton completan su alimentación.

En última instancia, puede alimentarse también por medio de la absorción de los ácidos grasos, aminoácidos y vitaminas presentes en el agua.

Características

Los corales son animales muy simples, no poseen columna vertebral, ojos, oídos, nariz o patas. Los pólipos coralinos son pequeños organismo traslúcidos con cuerpo blando, su base está formada por un duro esqueleto protector calcáreo que, al ser tantos, al morir forman la estructura de los arrecifes.

Los pólipos más pequeños miden entre 1 y 3 milímetros de diámetro y los más grandes pueden alcanzar hasta 25 centímetros de diámetro.

Comportamiento

Los corales no pueden dirigirse ni migrar a otros lugares, por lo que durante mucho tiempo se creyó que eran vegetales. Al formar grandes colonias actúan como si fuera un solo cuerpo.

Hábitat

Viven en aguas tropicales de todo el mundo, generalmente cerca de la costa, en mares cálidos y poco profundos. Cuando son colonias, se distribuyen en profundidades entre 50 y 200 metros.

Los corales necesitan condiciones ambientales especiales para su subsistencia, como aguas bien limpias, iluminadas y oxigenadas, temperaturas superiores a los 20º C y con salinidad normal. El calentamiento global los aniquila.

Reproducción

Los pólipos pueden reproducirse de forma sexual o asexual. Asexualmente, produciendo nuevos pólipos que incrementan la colonia. Sexualmente, liberando gametos en el agua. Después de unos días de la fecundación, se forma una larva conocida como plánula, la cual se adhiere al suelo marino, iniciando la formación de otra colonia.

Te puede interesar...

Publicar comentario