¿Qué comen los tigres blancos?

Los tigres blancos son producto de una mutación del tigre de bengala, cuya característica principal es el color blanco de su piel.

Es, entre los felinos, el más grande en tamaño y el más feroz. Posee una fuerza descomunal, logrando saltos de más de siete metros de largo y superiores a los dos metros de altura.

Alimentación

Son carnívoros, por lo que basan su dieta en mamíferos grandes y pequeños, como ciervos, cerdos, vacas, antílopes y cebras, entre otros.

En épocas de escasez pueden llegar a comer cualquier animal que se encuentren, desde lagartijas, ranas e insectos, hasta monos y elefantes jóvenes. También se les ha visto comer aves, peces y otros felinos.

Características

Los colores pálidos de su piel, su nariz y sus ojos se deben a la herencia de dos copias de un gen recesivo.

Los machos pueden medir 3 metros y pesar hasta 220 kg, en cambio las hembras miden 2 metros y pesan alrededor de 140 kg. Viven entre 20 y 25 años.

No constituyen una subespecie separada, por lo que pueden cruzarse con los tigres naranjas, aunque todas las crías resultantes serán heterocigotos, por el gen recesivo, y su piel será naranja.

Hábitat

Como ocurre con el tigre de bengala, los tigres blancos también tienen la capacidad de adaptarse distintos ambientes naturales.

Generalmente se encuentran en sabanas, bosques subtropicales y bosques tropicales. También en junglas, manglares y bosques monzónicos o incluso áridos y espinosos en todo el sur de Asia; cañaverales y bosques de ribera en Assam o en el sur de Nepal; bosques de caducifolios y zonas de vegetación alpina en el Himalaya, China y Siberia.

Reproducción

Los machos alcanzan la madurez sexual a los 4 ó 5 años de edad, mientras que las hembras lo harán a los 3 ó 4 años.

Pueden llegar a tener entre 2 y 3 crías por camada, tras un periodo de gestación de 104-106 días.

Te puede interesar...

Publicar comentario