¿Qué comen los geckos?

Los geckos son reptiles que muchos consideras como exóticos debido a su nombre y a los colores tan llamativos que suelen tener, aunque en realidad son muy comunes en muchas partes del mundo. En realidad, al hablar de geckos hablamos de más de 1,500 especies diferentes, por lo que es importante que no mantengas una sola imagen.

La mayoría de los geckos tienen colores discretos que les ayudan a integrarse con su alrededor para evitar a sus depredadores, aunque las especies más conocidas suelen ser aquellas que tienen colores llamativos, ya que muchas personas tienen interés en convertirlos en sus mascotas.

Alimentación de los geckos

Al hablar sobre los geckos lo primero que se debe de tener en cuenta que se trata de reptiles que son carnívoros, de forma que toda su alimentación está compuesta por otros alimentos.

Los animales o insectos de los que se alimentan los geckos depende en gran medida de la especie de gecko de la que se esté hablando y de la disponibilidad de alimentos que estos encuentren en su hábitat.

En esta ocasión hablaremos sobre los geckos comunes para simplificar el texto, aquellos que se pueden encontrar en los jardines, áreas naturales e incluso como mascotas en algunas casas.

La alimentación de los geckos suele estar compuesta por pequeños invertebrados como gusanos y por insectos como grillos, cucarachas, saltamontes y otros insectos que se pueden encontrar en la mayoría de las áreas verdes del mundo.

Las especies más grandes de geckos pueden ser capaces de comer algunos animales más grandes, como roedores, aves e incluso otros repetibles. Por otro lado, y aunque menos comunes, también hay especies de geckos que son omnívoras y que se alimentan de frutos e insectos.

Los geckos domésticos suelen ser alimentados con grillos, guanos y cucarachas, siendo estos los insectos más ricos en las proteínas, grasas y nutrientes que estos animales necesitan para tener una buena calidad de vida.

Características de los geckos

Suelen ser animales muy dóciles y tranquilos, por lo que muchas personas se sienten atraídas hacia tenerlos como mascotas, además de que su cuidado es bastante sencillo. Esto se debe a que no representan ningún peligro para las personas e incluso pueden ser muy útiles para deshacerse de insectos indeseables en la casa.

Son animales ovíparos, lo que significa que nacen por medio de huevos. Dependiendo de la especie sus colores pueden ser muy variados, apagados o llamativos y la mayoría suelen ser pequeños, ya que las especies más grandes no miden más de 40 centímetros de largo.

[ Puntuación: 5 - 1 votos ]

Te puede interesar...