¿Qué insectos se pueden comer?

La entomofagia o el arte de comer insectos es una práctica muy popular en la actualidad en varios países del mundo. Más de 2.000 millones de personas en el mundo complementan su alimentación con insectos.

Según expertos, muchas especies de estos animales contienen tantas proteínas como la carne, además producirlos es muy económico y es más sostenible para el medio ambiente que la ganadería y otras formas de producción de alimentos.

La ingesta de insectos se remonta a muchos años atrás, pero en la actualidad su consumo ha aumentado considerablemente en todo el mundo, lo que ha llamado la atención de las instituciones de investigación, chefs, legisladores y de la industria alimentaria en general.

Estos animales son nutritivos porque poseen proteínas de alta calidad y aportan niveles elevados de ácidos grasos. También son ricos en micronutrientes y fibras como hierro, magnesio, fósforo, manganeso, selenio y cinc.

Los insectos se pueden consumir de distintas maneras: molidos, enteros, en forma de pasta o en polvo y pueden añadirse a casi cualquier tipo de recetas junto a otros alimentos. Por lo tanto, proporcionan una gran variedad de opciones alimentarias.

Los insectos más consumidos

En varios países del mundo se consumen más de 1.900 especies de insectos, una cifra que va en aumento. La mayoría suele consumirse en estado de larvas o pupas.

Los insectos más consumidos a día de hoy son los escarabajos, las hormigas, los grillos, las orugas, los saltamontes, las cochinillas y chinches, las abejas y avispas, las langostas, las cigarras, las termitas, las libélulas y hasta las moscas.

En países asiáticos también suelen consumirse arañas y escorpiones, que son considerados auténticos manjares. Suelen comerse fritos y como aperitivo o de acompañamiento de otros platos.

En algunos países africanos el consumo de insectos como orugas, termitas, hormigas, saltamontes es muy populare.

Entomofagia: una solución al hambre en el mundo

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la entomofagia puede llegar a ser la solución para saciar el hambre en el mundo, debido a que 8 de cada 10 animales son insectos.

Además, los insectos aportan una cantidad de nutrientes y son fáciles de producir, lo que tiene un bajo impacto ecológico.

Te puede interesar...

Publicar comentario