¿Cómo se alimentan los mosquitos macho y hembra?

Todos los mosquitos adultos se alimentan del néctar o rocío de las plantas para obtener azúcar y eso proporciona suficiente alimento para que tanto los machos como las hembras puedan vivir, pero las hembras también necesitan producir huevos. Para producir huevos, las hembras necesitan proteínas, que obtienen de la sangre de los animales. Solo unas pocas especies de mosquitos pueden almacenar suficiente energía para producir huevos cuando son adultos, sin necesidad de alimentarse de sangre.

La sangre puede provenir de humanos, mamíferos, aves, reptiles o ranas, aunque la mayoría de los mosquitos prefieren algunas fuentes particulares. Algunos viven cerca de los humanos y prefieren nuestra sangre, mientras que otros prefieren picar al ganado o a animales de compañía.

Un cambio de dieta

En algunas especies de mosquitos, las hembras fecundadas hibernan durante el invierno, mientras que los machos mueren cuando llega el frío. Para sobrevivir sin comida mientras están hibernando, las hembras necesitan comer azúcares adicionales para doblar su peso en el otoño, por lo que no necesitan alimentarse nuevamente hasta la primavera. Al final de la temporada, dejan de buscar animales para picar y buscan fruta o néctar en descomposición.

Dos entomólogos descubrieron recientemente qué hace que estos mosquitos cambien su dieta a tiempo para engordar durante el invierno. Todo depende de la duración del día. Un comunicado de prensa sobre el descubrimiento explica cómo ocurre: “A medida que los días comienzan a acortarse, se desactivan dos genes que codifican la digestión de la sangre y se enciende un gen diferente para digerir el azúcar y retener la grasa”.

Los mosquitos hembras tienen una trompa larga o delgada, o boquilla, que es similar a los mosquitos machos, pero más eficiente para extraer sangre. Después de aterrizar en una posible víctima, ella prueba la piel e inyecta saliva. La saliva contiene sustancias químicas que diluyen la sangre, lo que facilita la succión y entumecen la piel, haciendo que la víctima sea menos propensa a darse cuenta de lo que está sucediendo y que lubrique el área para poder insertar la trompa. Los efectos persistentes de la saliva también son los que hacen que las picaduras de mosquitos piquen después.

Los mosquitos no transmiten enfermedades transfiriendo sangre de una víctima a otra., sino que la enfermedad se transmite en la saliva inyectada. Es por eso por lo que solo se pueden transmitir ciertas enfermedades, como la malaria o la fiebre amarilla, ya que han evolucionado para vivir dentro del mosquito y diseminarse en su saliva.

[ Puntuación: 0 - 0 votos ]

Te puede interesar...